¿Cómo quitar la disfonía con remedios caseros?

¿Cómo quitar la disfonía con remedios caseros?
Puntea este Articulo

Nuestra voz también puede verse algo comprometida en algunas ocasiones, afectando así nuestro instrumento de forma crítica o leve. Todo dependerá de las circunstancias, y, por supuesto, de los tratamientos que pongamos a prueba. De esta manera, nos introduciremos en la disfonía, también llamada ronquera; un padecimiento conocido por la alteración de nuestra voz producto de un uso erróneo o por la exposición a un medio ambiente que podría haber dado lugar a este padecimiento.

Entre el contenido, el lector encontrará algunas nociones básicas sobre la disfonía, algunos remedios; diferencias importantes entre algunos términos, tratamientos para la disfonía y algunas recomendaciones para evitarla. Presentaremos en este artículo todo lo que necesitas para enseñarte cómo quitar la disfonía.

7 Remedios caseros para quitar la disfonía

Al tratarse de una complicación cotidiana en la vida de muchas personas, se han presentado una lista e remedios caseros que, a través de sus propiedades, logran disminuir los efectos de la disfonía hasta el punto de erradicarla de forma total. Así, entre los remedios para la disfonía más conocidos, encontramos los siguientes:

  • Zumo de limón: A parte de ser uno de los métodos más fáciles de preparar, es también uno de los más sencillos de aplicar. En ese sentido, bastará con surtirnos de agua tibia mezclada con limón. Una vez preparada, procuraremos hacer gárgaras con esta mezcla por lo menos unas dos veces al día. El zumo de limón resulta ser el más útil para las personas que no saben cómo curar la disfonía.
  • Cebolla y miel: Sí, es una mezcla un tanto extraña, sin embargo, se trata una potente antiinflamatoria y antibacteriana ideal para tratar la disfonía. Si optamos por este remedio, debemos surtir una cebolla en la licuadora; luego, añadiremos unas 3 cucharadas de miel y procedemos a licuar. Debemos tomar entre 3 y 4 cucharadas al día. Este remedio es uno de los más idóneos cuando se trata de disfonía persistente.
  • Bicarbonato y limón: Mezcla algo de bicarbonato y limón en una taza con agua tibia. Espera a que el bicarbonato haga efecto y procede a tomar una taza al día hasta que comiences a notar resultados favorables. Puedes agregar un poco de azúcar si deseas hacer del sabor algo un poco más agradable. Para la rehabilitación de la voz, el limón, sobre todo, es uno de los mejores ingredientes gracias a su aportes en vitamina C y diversos antibacterianos.
  • Ajo: Como tratamiento para la disfonía, es uno de los más poderosos que existen, podemos bien aplicarlo para aliviar la disfonía. En ese caso, podemos consumir un diente de ajo para aplicar sobre nuestra garganta. También es posible picar un diente de ajo por la mitad y ubicarlo en los dos extremos interiores de nuestra boca. Presionaremos levemente con nuestros dientes y chuparemos el jugo del ajo.
  • Aceites esenciales: Los aceites esenciales poseen propiedades antibacterianas que pueden sernos de gran utilidad para tratar la disfonía. Para ello, podemos usar manzanilla, salvia o cualquier otro aceite de nuestra preferencia.
  • Té de jengibre: Para su preparación, debemos hacernos con una raíz de jengibre que picaremos en pequeños trozos. Luego, insertaremos estos trozos en una taza con agua que pondremos a hervir. Cuando notemos que el agua adquiere una tonalidad amarillenta la retiraremos y esperaremos a que ésta enfríe. Podemos añadir miel para reforzar el efecto antiinflamatorio y antibacteriano, pero en caso contrario, bastará con un poco de azúcar que haga de nuestro té algo más fácil de digerir. El té de jengibre se hace idóneo para la disfonía en niños, dado que su consumo es uno de los más fáciles de recetar para el comportamiento de infantes.
  • Gárgaras: Usaremos agua con sal para estas gárgaras que realizaremos unas dos veces al día. Es importante no abusar de las cantidades de sal, puesto que esto puede darnos por resultad un efecto opuesto al alivio, irritando más aún nuestra garganta. Para la disfonía en adultos, este método suele ser uno de los más idóneos.
tratamiento para quitar la disfonia naturalmente

Como quitar la disfonía fácilmente

¿Cuáles son los primeros síntomas de la disfonía?

La disfonía, al igual que muchos padecimientos, nos ofrece un preludio de síntomas que nos advierten sobre la llegada de la pérdida de nuestro timbre de voz habitual. ¿Sabes cuáles son esos síntomas? Echa un vistazo:

  • Cambio en timbre de voz: Las alteraciones de la voz son el primer síntoma, además de ser el más conocido por la población en general. Suele presentarse de forma esporádica hasta mantenerse constante en el uso de la voz de la persona. Algunos casos experimentan cambios constantes, mientras que otros sostienen un solo timbre irregular.
  • Tos: De forma gradual, notaremos la aparición de tos en nuestro organismo, presentándose cada vez más aguda, significando un desagarre para nuestra garganta.
  • Ardor en la garganta: Esto, acompañado de la tos, irá aumentando cada vez más hasta tornarse molesto. Algunas personas hablan de dolor de garganta en sustitución al ardor. Cualquiera de los casos representa un punto clave para predecir la disfonía.
  • Problemas al hablar: Se presenta un dolor al hablar, sobre todo al momento de alzar la voz o de cantar. Algunos casos pueden presentar pérdida de voz al hablar, sin embargo, esto se estaría inclinando más hacia la afonía.

Dependiendo de la causa de este mal, los síntomas podrán empeorar o mejorar. También interviene el tipo de disfonía, como por ejemplo, si se trata de disfonía funcional, podremos observar la aparición en paralelo de complicaciones relacionadas al timbre de voz. Esto se debe a que, la disfonía, dependiendo de sus causas, presentará un tiempo de vida mucho más extenso de lo normal. Por esta razón es importante asistir a un médico en el momento en el que notemos que nuestra disfonía ha durado más de lo normal (2-3 días).

Remedios caseros para la disfonía

Como quitar la disfonia con tratamientos caseros

¿Por qué se produce la disfonía?

La disfonía puede venir explicada por diversas razones. Entre las causas de disfonía más frecuentes, se presentan las siguientes:

  • Gripe: Se debe a que parte del cuadro clínico que presentamos en la gripe viene dado por la inflamación de las cuerdas vocales, razón por la cual es posible notar cómo las personas que padecen de gripe presentan un cambio significativo en el timbre de su voz. A esto se le conoce como disfonía por resfriado.
  • Tos: La tos se presenta como otra de las causas más normales, sobre todo si hablamos de tos crónica. Esto, debido al desgarre y sobreesfuerzo constante que la tos exige sobre nuestra garganta. De hecho, la tos seca y la disfonía son uno de los padecimientos más asociados que podemos encontrar en la lista de enfermedades relacionadas al sistema respiratorio.
  • Aire frío: Las bajas temperaturas pueden llegar a afectar nuestras cuerdas vocales, por lo tanto, el respirar aire frío puede llegar a maltratarlas hasta el punto de provocar en nosotros una disfonía.
  • Laringitis: Se presenta como una de las más comunes. La inflamación de la laringe viene acompañada de síntomas como la disfonía, por lo tanto, es posible que la disfonía sea indicador de alguna inflamación presente en nuestro sistema respiratorio.
  • Sobreesfuerzo vocal: En cantantes, profesores y personas que empleen su voz, el sobreesfuerzo suele ser uno de los puntos más frecuentes y, por lo tanto, la razón más común de sus disfonías.
  • Alergias: La disfonía o ronquera por alergias es otra de las causas más comunes. En ese sentido, es preciso mantenernos al margen del elemento que sea responsable de nuestras reacciones alérgicas.

La disfonía se presenta por alguna alteración presente en nuestras cuerdas vocales. Sin embargo, como podemos observar, pueden también venir formando parte del cuadro clínico de otro tipo de enfermedad. Por esa razón es importante asistir con un profesional que nos ofrezca una revisión exhaustiva y permita determinar nuestro padecimiento relacionado a enfermedades de la voz.

¿Qué es la disfonía?

La disfonía constituye una alteración que se presenta en la voz, precisamente por patologías alojadas en las cuerdas bocales. En ese sentido, las cuerdas vocales, como estructuras encargadas de la producción de la voz, podrían encontrarse bajo cuadros infecciosos, formación de nódulos en las cuerdas vocales, bajo algunas complicaciones en la articulación de las cuerdas y por supuesto, también alteraciones que se presenten en estructuras relacionadas a estas cuerdas.

Así, este mal, se presenta a partir de irregularidades sonoras presentes en nuestra voz, por lo tanto, se convierte en una característica muy sencilla de notar en la mayoría de los casos. Por esa razón, si notas un cambio en el timbre de tu voz, es probable que estés sufriendo de disfonía. Sin embargo, no hay por qué alarmarse, pues por el contrario, es importante indagar al respecto hacia la búsqueda de las causas. Por lo tanto, te contamos cuáles son las causas más frecuentes de la disfonía.

Diferencia entre disfonía y afonía

En muchas ocasiones es posible notar que las personas confunden o asocian de forma errónea estos dos términos. Por esa razón es importante precisa el significado de cada uno para entender la diferencia entre afonía y disfonía, permitiéndonos así hacernos con los métodos pertinentes para cada caso.  De esta manera, es necesario realizar una breve definición de ambos.

Cuando hablamos de disfonía, nos referimos a la pérdida de una porción de nuestra voz, es decir al tono al que habitualmente percibimos de ésta. En ese sentido, cuando notamos algún cambio en el timbre de nuestra voz, nos estamos refiriendo a la disfonía. Además sabemos también que la disfonía puede venir dada por el sobreesfuerzo de la voz, así como también por infecciones o exposiciones de nuestro sistema respiratorio a ambientes hostiles.

La afonía comprende la pérdida total de la voz, y es que la afonía constituye el punto crítico de la disfonía, presentando el límite del umbral de nuestra voz ante cualquier de los factores que pueda estar causando complicaciones en nuestras cuerdas vocales. La afonía comprende un punto crítico en lo que se refiere a nuestra voz, puesto que puede tratarse de un daño muy serio, así como también de la aparición de un problema mucho mayor. Por esta razón es importante atendernos a la brevedad posible ante este padecer

Cabe destacar que la afonía no suele ser tan frecuente como al disfonía, puesto que gran parte de los casos suelen ser tratados a tiempo, evitando llegar a estos extremos, sin embargo, existen pues un saldo de personas que llegan a padecer de afonía, producto de un mal cuidado de la voz o de los medicamentos recetados.

Parte de los remedios caseros para tratar la disfonía son muy similares a la afonía, razón por la cual es posible atender, de forma momentánea, la afonía con los remedios caseros expuestos anteriormente. Sin embargo, es importante reiterar que la afonía debe ser atendida por un especialista a la brevedad posible.

Recomendaciones para evitar la disfonía

Es posible prevenir o evitar la disfonía a través del fomentar de ciertos hábitos en nuestra vida diaria. Algunos de los más funcionales son los siguientes:

  • Hidratación: Será clave en gran parte de este fin, dado que una de las principales causas de la irritación de las cuerdas vocales se debe al a resequedad producto de la falta de suministro de líquidos en nuestro organismo. Por esta razón, al menos unos 1.5 litros de agua al día son recomendados para evitar la ronquera.
  • Prepara la voz: Si nuestro trabajo está definido por nuestra voz, es importante poner en práctica ejercicios de calentamiento que nos permitan oscilar por los niveles requeridos de destreza vocal sin tener que comprometer en algún momento a las estructuras implicadas en el funcionar de nuestra voz.
  • No forzar la voz: De la mano con lo anterior, es preciso no exceder nuestra voz por encima de nuestros niveles. Esto es uno de los puntos clave más importantes en esta práctica, puesto que el NO cuidado de nuestra voz podría resultarnos algo muy caro.
  • Postura y respiración: Es importante hacernos de hábitos que, desde nuestra postura, nos permitan hacernos de una respiración fluida y sin complicaciones. Esto, debido a que una mala respiración puede dar lugar al padecimiento inflamaciones o desgarres en nuestras cuerdas vocales. Esto es de suma importancia, sobre todo para prevenir la disfonía en bebés.
  • Mantener una revisión constante: Si notamos alguno de los síntomas que caracterizan la llegada o el porvenir de la disfonía, es preciso acudir a un especialista que nos permitan atender de la manera más efectiva y anticipada a la disfonía.

Leave a Reply