¿Cómo quitar el sueño en el trabajo?

¿Cómo quitar el sueño en el trabajo?
Puntea este Articulo

El sueño es uno de los estados más complicados ante los cuales resulta difícil el no ceder. Esto se debe quizás a lo placentero y nutritivo que la actividad de dormir resulta para nuestro organismo, tomando en cuenta que a veces no se trata solo de un deseo, sino más bien de la necesidad de nuestro propio cuerpo para recuperar sus energías. Por esta razón es un poco difícil mantenernos despiertos en muchas ocasiones, para lo cual, en este artículo te enseñaremos cómo quitar el sueño.

Presentaremos una serie de usos prácticos y métodos que te permitirán lidiar con el sueño; también ofreceremos algunas consideraciones importantes que se deben tener al respecto para que sepas qué hacer para no dormir y cómo eliminar el sueño. Damos inicio presentando una lista de 7 métodos caseros que podemos usar para quitar el sueño.

7 Remedios naturales para quitar el sueño rápido

Entre algunos de los remedios o métodos naturales a los cuales podemos recurrir para combatir el sueño encontramos los siguientes:

  • Papaya: La papaya es una de las opciones más rentables si deseas deshacerte del sueño en un momento inoportuno como lo puede ser el trabajo o el colegio. En ese sentido, bastará con que te comas unos pocos trozos de esta fruta para lidiar con el sueño de una manera efectiva. Esto se debe a que su alto contenido en fibras nos permite activar nuestros sistemas para realizar las jornadas del día a día en poco tiempo.
  • Chocolate negro: El chocolate negro posee propiedades que inervan parte de sistemas que intervienen en el ciclo sueño-vigilia. De esta manera, si te encuentras en una noche sin café, puedes acceder a una barra de chocolate negro bien sea líquido o en barra.
  • Menta: La menta es uno de los productos para quitar el sueño más tradicional que existen. Podemos acceder a esta planta a través de chicles o caramelos. Las infusiones de dicha planta también puede sernos de gran ayuda. Si no sabe qué hacer para no tener sueño, llevar un caramelo de menta en el bolsillo nos ayudará en situaciones diversas a lo largo de nuestro día o noche.
  • Café: En efecto, el café es un remedio casero muy oportuno para quitar el sueño. Sus propiedades permiten sostener la actividad en diversos sistemas implicados en la realización de trabajos.
  • Jengibre: El té de jengibre es un elemento suave, sin embargo, puede extender nuestro período de vigilia de manera significativa. Para eso, podemos conservar un sobre de jengibre para preparar té cada vez que lo consideremos necesario.
  • Manzana: Como alternativa al café, la manzana puede proporcionarnos cantidades similares de energía, disminuyendo los niveles de sueño en nuestro organismo por un tiempo considerablemente extenso.
  • Agua: Consumir las cantidades pertinentes de agua al día disminuirá las probabilidades de padecer de sueño a lo largo de éste.
Como quitar el sueño rapido

Remedios caseros para quitar el sueño

7 Trucos para quitar el sueño en el trabajo

¿Te encuentras en tu trabajo y no sabes mantenerte despierto? Quizás estos trucos para no dormir puedan ayudarte:

  • La risa: Aunque para muchos cueste creerlo, la risa es un activador de muchos músculos presentes en nuestro facial. Por esta razón, el reír puede ayudar a eliminar el sueño por un buen rato. Si te encuentras en tu trabajo y el sueño te está ganando, busca algo que te haga reír: Algún recuerdo, un show de radio o un mismo chiste. Cualquier cosa que nos provoque risa puede ser de gran ayuda.
  • Caminar: ¡Levántate y camina! Nada mejor que mantenernos en movimiento para estar despiertos. Esto nos permite activar y restablecer la circulación de todo el organismo. Debemos activarnos con el mayor movimiento que se nos sea posible realizar.
  • Agua fría en la cara: Lavarse la cara puede ser de gran ayuda en esta clase de situaciones, sobre todo si no encuentras nada mejor que hace para quitarse el sueño. Basta con ir al baño y remojar nuestra cara con agua y restregar con las manos. Podemos repetirlo cuantas veces sea necesario con tal de disminuir los niveles de sueño de manera momentánea.
  • Agua y limón: Tener mucho sueño en el trabajo es un problema serio, por eso, si podemos hacernos una toma de agua y limón, nos encontraremos con un método perfecto e idóneo para eliminar el sueño. Mezcla un poco de agua con jugo de limón y algo de azúcar. Habrás creado un sustrato de energía que, en pocos minutos, notarás en tu organismo producto de la vitamina C contenida en el limón.
  • Tomar agua: Si no dispones de limón no debes preocuparte. Toma agua en de manera esporádica durante todo el día. Esto te ayudará a mantenerte despierto. Si es posible agregar algo de azúcar, harás más de tu sorbo algo más provechoso.
  • Sacude tu cara: ¿Has notado cómo algunas personas mueven su cabeza de un lado a otro de forma rápida? Es muy probable que esto sea para quitar el sueño. Puedes hacerlo de forma prudente, evitando daños en tu cuello.
  • Hablar: Hablar implica atender y responder. De esta manera, nuestros sistemas se mantendrán activados durante este proceso, evitando la posibilidad de quedarnos dormidos en pleno trabajo. Busca a un compañero de trabajo con quien hablar de algún tema.

Cómo combatir el sueño

¿No sabes qué hacer para no tener sueño? Es necesario tener un estilo de vida acompañado de hábitos que nos permitan mantenernos activos durante el progreso del día. En ese sentido, para mantenerse despierto, se recomiendan mantener algunos hábitos como:

  • Ejercicio constante: El ejercicio es una manera de estimular nuestro cuerpo y mente. Para esta clase de prácticas se recomienda abrir un espacio horario matutino, en el cual sea posible activar nuestros sistemas desde el comienzo del día, evitando así la posibilidad de padecer sueño a lo largo de nuestro día. Es importante acompañar esta clase de rutinas de una alimentación balanceada.
  • Alimentación balanceada: La alimentación es un elemento imprescindible en este proceso. Esto se debe a que nuestros hábitos alimenticios influirán de manera significativa en nuestro proceso de sueño-vigilia. La razón radica en la manera en la cual el organismo solicita el suministro de alimentos en momento que habrían sido acostumbrados por nosotros. Por esta razón es importante acostumbrar a nuestro organismo a la ingesta de alimentos en momentos que vigilia y no de sueño, puesto que el encuentro del hambre y del sueño podrían significar el sacrificio forzado de uno de éstos.
  • Sostener una rutina: El sueño es algo que podemos controlar de la manera más precisada posible, es decir, podemos hacer que nuestras horas de sueño estén definidas bajo una rutina. Es por ello que debemos fijar horas precisas a lo largo de nuestro día o noche para surtirnos de horas de sueño. En ese caso, podremos acostumbrar a nuestro cuerpo a dormir por las noches y a mantenerse despierto durante todo el día.
  • Comidas pesadas fuera: Los alimentos pesados, sobre todo en el almuerzo, pueden hacer de nuestra tarde algo muy pesado. Es por esto que debemos hacernos de un almuerzo ligero, no escaso, sino más bien abundante en elementos que proporcionen al organismo los nutrientes necesarios en lugar de solamente abarcar un espacio en nuestro estómago.
  • El sueño debido: Si nuestro cuerpo pide descanso debe ser por una causa. Entre tantas, la falta de sueño durante la noche es una de las más frecuentes. Por esta razón es importante proporcionarnos las horas de sueño necesarias por la noche, de tal manera que sea posible afrontar nuestro día a día de la manera más eficiente posible.

Mantenerse despierto es cuestión de hábitos, de hacer de un estilo de vida saludable, proporcionado de los niveles y horas de sueño necesarios para nuestro funcionar rutinario.

Remedios naturales para quitar el sueño facilmente

Como eliminar el sueño en el trabajo

Las etapas del sueño

El sueño, como un proceso fisiológico, viene constituido de una serie de etapas que permiten que el organismo se adentre de manera sistemática en todas las configuraciones implicadas en nuestro cuerpo en este ciclo. Así, explicamos aquí brevemente cada una de las etapas del sueño:

  • Fase 1: La primera fase es quizás una de las más sencillas de describir. Aquí, la percepción de los estímulos se mantiene en los mismos niveles, presentando disminución en los movimientos oculares (Se hacen más lentos) y disminuyendo levemente el tono muscular en comparación al estado de vigilia. Se trata de un estado consciente que se da ante una relajación significativa del organismo.
  • Fase 2: Al respecto de la fase uno, el tono muscular habría disminuido, así como también la percepción de los estímulos. Los niveles de consciencia ya habrían sido bloqueados, dejando al organismo cada vez más preparado para el reparo propio. No obstante, esta fase no le proporciona los niveles necesarios de descanso al organismo.
  • Fase 3: Continúa presentándose la disminución de la consciencia sobre los puntos de acceso sensorial del individuo. No se presenta sueños, sin embargo, viene siendo una de las etapas de sueño más profundo durante todo este proceso fisiológico. Los movimientos oculares desaparecen, y de la mano con esto, la disminución del tono muscular continúa.
  • Fase 4: Esta fase constituye la predominancia de la fase 3, en la cual se presenta en el denominado sueño delta, por ello, esta fase se caracteriza por la disminución total del tono muscular, por el reparo de gran parte de las estructuras físicas y psíquicas del cuerpo y por la aparición oportuna de los sueños a través de ciertas imágenes.
  • Fase 5: Conocida por muchas personas como el sueño REM. Esta fase se caracteriza por la aparición de los sueños, la desaparición total del tono muscular y por la actividad eléctrica aumentada por parte del cerebro. Es la última fase del sueño, y por lo tanto, el punto de relajación máxima del organismo.

Es importante procurar un despertar natural dado que la interrupción de alguna de estas fases supondrá la aparición de ciertos estados tanto anímicos y fisiológicos considerablemente pesados. Por esa razón debemos procurar hacer del sueño algo progresivo e ininterrumpido.

¿Existen diferencias entre el sueño y el cansancio?

Es muy probable que estos dos términos sean asociados con frecuencia a un solo significado. Por ello es importante precisar las implicaciones de ambos para tener claro de qué estamos hablando cuando hablamos de cansancio y sueño a todas horas.

De esta manera, el cansancio supone un estado en el cual, luego de un esfuerzo o inversión física, el organismo se encuentra agotado al respecto de sus energías, complicando la realización o repetición de las actividades que ya venía realizando. El cansancio nos advierte acerca del agotamiento físico del organismo. Por su parte, el sueño o fatiga nos habla de la falta potencial de energías que permiten que el organismo organice la información de manera precisa y útil. Se trata de una complicación producida por la falta de sueño, la cual requiere además la atención más inmediata posible, a diferencia del cansancio, el cual puede ser pospuesto hasta que el organismo pueda atender esta falta de energía.

Cabe destacar además que el sueño se ve implicado en problemas cognitivos, es decir, en aquellos procesos que permiten al organismo relacionarse de manera efectiva con su medio, comprometiendo entonces nuestra capacidad para responder de manera eficiente ante el ambiente. El cansancio supone un estado de relajación sutil, el cual no compromete los procesos que sí se ven afectados en el sueño. Por esta razón, si necesitamos saber cómo quitar el cansancio, es preciso hacernos de métodos que atiendan a nuestra falta de energía física y no nuestra falta de energía psíquica.

Recomendaciones para mantenerse despierto

Es posible mantenernos despiertos si conservamos algunas consideraciones durante nuestro quehacer diario:

  • Sitios luminosos: Muchas personas suelen ser más susceptibles al sueño debido a que éstas suelen habitar en espacios con poca iluminación. En ese sentido, es preciso hacernos de espacios de trabajo, estudio y ocio abundantes en luz. De esta manera, nos mantendremos activados gracias a la recepción de los rayos de luz.
  • Evitar el maltrato del estómago: Si tenemos ganas de dormir, debemos evitar las comidas pesadas y el exceso de bebidas, dado que esto supondrá un peso para nuestro organismo, y por lo tanto, el aumento de fatiga en nosotros.
  • Una vida activa: Escuchar música, hacer ejercicio, mantenernos en movimiento, o realizar alguna actividad puede mantenernos despiertos durante cualquier momento de nuestro día.
  • Alimentos duraderos: Los caramelos y los chicles pueden ayudarnos a mantenernos activos en algún momento de nuestro día. Vale la pena portarnos con uno en nuestro bolsillo cada vez que sea posible.
  • Dormir bien: Dormir las horas necesarias y en el momento preciso para proporcionarle a nuestro organismo todo el reposo que sea necesario.

Leave a Reply